fbpx

¿Una persona física puede facturar?

¿Una persona física puede facturar?

¿Una persona física puede facturar? Es la pregunta del millón en los últimos tiempos, más concretamente desde que la crisis azotó a la economía de cada cual, y los que nos dedicamos a las labores de asesoría y gestoría lo sabemos bien, dada la recurrencia de la cuestión entre los clientes. Sobre este tema han corrido ríos de tinta, pero al final nunca nos ponemos de acuerdo y más que aportar información y despejar dudas se generan nuevas incógnitas que casi nadie es capaz de resolver.

Probablemente el problema esté en los pocos datos que los organismos oficiales nos ofrecen al respecto y, sobre todo, en la poca claridad con la que se muestran estos documentos, que no están hechos para que los pueda llegar a entender e interpretar cualquier hijo de vecino. Aun así, por suerte o por desgracia nos encontramos en una etapa en la que la información no deja de fluir y para todo hay respuestas; sin embargo, esto no quiere decir que las soluciones que se dan sean reales, positivas o adecuadas.

Desde Innova Gestors, queremos hacer un esfuerzo por aportar un poco de clarividencia ante un asunto que, como decimos, afecta a muchas personas y no es para nada sencillo. En este post te explicaremos si puedes o no facturar como persona física, si en tu caso particular te convendría o no darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o si te queda alguna alternativa más económica.

Por último, también te hablaremos de las posibles consecuencias que tendría trascender la delgada línea que separa la legalidad de la ilegalidad si te adentras en la economía sumergida. Si has llegado hasta aquí es porque te interesa este tema, así que vamos a ofrecerte ya las respuestas.

El alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos como solución

Si la pregunta es simplemente si una persona física puede facturar, la respuesta puede resultar bastante obvia en tanto en cuanto todos los trabajadores autónomos son considerados personas físicas, ya que ni siquiera cuentan con un CIF para identificarse como empresa. Darse de alta en el RETA, el Régimen Especial de trabajadores autónomos, es una solución que te permitirá olvidarte de las consecuencias de facturar sin ser autónomo.

Sin embargo, dar este paso supone unos gastos que no todo el mundo puede afrontar, los cuales habría que abonar en materia de cuotas a la Tesorería General de la Seguridad Social, aparte de los impuestos pertinentes con cada facturación. En este caso existe la opción de facturar como persona física y sin ser autónomo, aunque lo cierto es que es una posibilidad realmente delicada y que, de llevarse a cabo fuera de la legalidad, podría derivar en las mencionadas consecuencias.

La alternativa al Autónomo

¿Cuál es esta alternativa? Efectivamente, crear facturas cuando se realicen determinados trabajos. Pero, ¿cómo puedo facturar como persona física sin enfrentarme a ningún tipo de sanción? Aquí vienen los obstáculos, porque la ley es muy clara a este respecto y señala que únicamente pueden facturar sin estar dadas de alta aquellas personas que realicen trabajos puntuales, los cuales no han de superar bajo ningún concepto el salario mínimo interprofesional, que en este caso asciende hasta los 707,60 euros en España durante el año 2017.

¿En qué momento un trabajo pasa de ser puntual a ser habitual? Eso, por desgracia, queda a juicio única y exclusivamente de Hacienda y de la Agencia Tributaria; no obstante, lo que sí podemos asegurarte es que no debes hacer muchas facturas de manera frecuente, ni siquiera con una asiduidad mensual, porque en este caso comenzarías a levantar sospechas -que además estarán perfectamente fundadas- y te enfrentarías a las investigaciones correspondientes.

Además de todo esto, también has de estar dado de alta en Hacienda para poder facturar de manera legal. La parte positiva a este respecto es que se trata de un trámite que no conlleva coste alguno, por lo que si cumples con los requisitos que acabamos de mencionar y te planteas dar el paso podrías animarte a hacerlo sin ningún tipo de problema en lo que a los organismos y las altas se refiere.

Obligaciones tributarias a la hora de facturar

Eso sí, no ser autónomo, empresario ni trabajador por cuenta ajena no te exime de cumplir con ciertas obligaciones tributarias que ha de soportar todo aquel que realice una factura. Deberás hacerte cargo del IVA derivado de tu trabajo y descontar el IRPF del precio final para que el cliente lo ingrese a tu cuenta, siempre y cuando éste sea una empresa o un autónomo y no otra persona física, en cuyo caso este último impuesto no es exigible.

Consecuencias y peligros de facturar como persona física

Las consecuencias y los peligros de facturar como persona física sin ser autónomo son bastante claras, por lo que no se aceptan las dudas o la ignorancia a este respecto como excusa. Si, al contrario de lo que hemos señalado, alguien decide facturar aun superando el SMI, o haciéndolo de modo habitual y continuado aunque no lo supere, lo más probable es que más tarde o más temprano acabe siendo investigado por Hacienda.

El resultado de estas investigaciones nunca suele ser agradable para nadie, puesto que con frecuencia deriva en sanciones que van desde pagar las cuotas e impuestos que no se hayan abonado hasta la fecha, hasta importantes sumas en concepto de multa.

Desde Innova Gestors podemos ayudarte a evitar que incurras en este tipo de infracciones con el mejor asesoramiento, una tarea que está sustentada sobre nuestra gran experiencia en España y Andorra, estados donde llevamos años trabajando como asesores fiscales, financieros y contables, y donde tenemos un gran número de clientes que ya se han visto apoyados por nuestros conocimientos.

Cómo actuar cuándo no nos pagan una factura

Cómo actuar cuándo no nos pagan una factura

A todos nos puede ocurrir: empresas de mayor o menor tamaño, o autónomos que trabajan de manera freelance, nos hemos visto en alguna que otra ocasión en la tesitura de no saber bien cómo actuar cuando no nos pagan una factura. Lo cierto es que, lo sabemos, las situaciones que se crean cuando esto sucede no suelen ser nada agradables, pero más desagradable todavía es terminar por no cobrar un trabajo que se ha realizado y que ha conllevado un esfuerzo. Por lo general, se intenta hacer siempre de la mejor manera posible, aunque a veces el cliente no lo pone nada sencillo.

En estos casos lo mejor es tomárselo con calma y recurrir a métodos que nos aseguren que al final cobraremos lo que nos corresponde. Siempre hay varias fases escalonadas a las que recurrir cuando no nos pagan una factura y lo más normal es seguirlas todas con total tranquilidad y, sobre todo, con la seguridad de que finalmente sucederá lo que ha de ocurrir: que se haga justicia y se cobren las cuantías correspondientes.f

Cuando llega la hora de la verdad, el momento en el que nos damos cuenta de que el impago de una factura no es una cuestión de demora ni un mero retraso, lo primero que se ha de hacer, por desagradable que pueda resultar, es contactar con el cliente, ya que ha podido ser cuestión de un descuido, un olvido o una confusión, y en estos casos siempre es fácil de solucionar. Lo demás acaba por llegar solo cuando esto sigue sin tener utilidad: recurrir a terceros o a la justicia es algo que a nadie le gusta, pero que en ocasiones resulta inevitable.

Reclamación del pago de la deuda

Como es evidente, lo primero que se ha de hacer cuando no se recibe el pago de una factura es reclamarlo. Puede parecer absurdo y demasiado obvio, pero lo cierto es que en la práctica no siempre sucede de este modo, ya que en muchas ocasiones se deja pasar el tiempo esperando a que sea el cliente quien dé el paso de pagar; sin embargo, esto ocurre en muy pocas ocasiones, pues quienes tienen por costumbre el impago no suelen tener el menor escrúpulo en llevarlo a cabo cada vez que pueden.

La buena fe siempre es esencial porque en el mundo empresarial siempre va a ser mejor tener buenas relaciones con clientes y proveedores, pero esto no significa que se deba asociar cualquier situación con la infinita bondad humana. Si bien es cierto que en ocasiones puede ser fruto del olvido, cuando no nos pagan una factura no podemos pensar por sistema que será así y dejar que corra el tiempo en nuestra contra.

Contactar con el cliente que no paga

Esto no significa que sea necesario crear situaciones incómodas, pero sí que lo es reclamar lo que es nuestro. El primer paso para llevar a cabo esta reclamación, como es obvio, sería contactar con el cliente que no nos paga la factura y hacerlo, por supuesto, con total tranquilidad y sin alteraciones. Es tan sencillo como tener en cuenta en todo momento que la razón está de nuestro lado, por lo que no hace falta entrar en discusión alguna.

Por otra parte, siempre es positivo valorar cuál es la mejor manera de contactar con el cliente en cuestión. A priori, lo más habitual es establecer las conversaciones por la misma línea que se hayan tratado los negocios entre ambas partes y, si esto no funciona, cambiar de vía e incluso reunirnos de manera personal con él.

Contactar con terceros

Pero estos métodos no siempre son totalmente efectivos, y es entonces cuando resulta conveniente ponerse en contacto con terceros. Lo más corriente es recurrir a empresas de cobro de morosos o a algún abogado que nos pueda aconsejar acerca de cómo actuar, todo esto, siempre antes de recurrir en última instancia a la justicia, para lo cual también necesitaremos el asesoramiento de los propios abogados.

El procedimiento monitorio

El procedimiento monitorio es un proceso judicial relativamente rápido pensado expresamente para los casos en los que existe impago de una factura. Tras haber agotado todas las vías anteriormente mencionadas sin éxito, siempre puedes recurrir a la justicia para solucionarlo, como veníamos diciendo.

Esta solución es sencilla y no durará más de 8 meses -de ahí que dijéramos que es relativamente rápido, pues para otro tipo de procesos la justicia se demora más todavía-, además de que no necesitarás abogados, y únicamente deberás abonar 100 euros de tasa judicial más otro importe en variables en caso de que la deuda supere los 2.000, de lo contrario sería completamente gratuito.

Para llevarlo a cabo deberás rellenar el impreso correspondiente a estos procesos y aportar pruebas como las facturas, correos electrónicos o cualquier tipo de muestra de impago por parte del cliente, además de sus datos y tu firma. Cuando tu hayas cumplimentado y entregado la reclamación ésta se le hará llegar, y tu cliente podrá pagar u oponerse, en cuyo caso el procedimiento pasará a manos de un juez que pondrá solución al asunto.

En estos casos no hay límite en las cuantías de las deudas y siempre se salda con un resultado positivo para quien presenta el proceso. De todos modos, si te queda alguna duda a este respecto, puedes contar con expertos en la materia como nosotros; en Innova Gestors tenemos una gran experiencia en asuntos de asesoría fiscal, financiera y contable y trabajamos en España y en Andorra, por lo que podríamos ayudarte desde cualquiera de estos lugares. Cuenta con nosotros y nos pondremos a tu servicio con total confianza.

Cuándo no es necesario hacer contabilidad

Cuándo no es necesario hacer contabilidad

Lamentamos decirte que la pregunta tiene trampa, pues en Andorra, país con una legislación joven y fresca, siempre es necesario hacer la contabilidad ante una actividad económica. ¿Tienes una empresa? ¿Formas parte de una sociedad mercantil? ¿Estás dado de alta como autónomo? En cualquier caso te toca pasar por el aro.

Eso sí: hay distintas maneras de hacerla y las obligaciones no coinciden en todos los casos. Es lógico, ¿no? No es lo mismo facturar 60.000€ al año que 3.000.000. Con este artículo pretendemos mostrarte tus obligaciones en cuanto a la contabilidad en Andorra, en función del volumen de dinero y el tipo de persona jurídica que seas.

¿Quién debe hacerla? ¿Qué debe hacer?

Como hemos dicho, toda persona que ejerza una actividad profesional, las sociedades mercantiles, los empresarios y cualquier ente que lleve a cabo una actividad económica o profesional, tenga identidad jurídica o no.

En cuanto a cómo hacer la contabilidad en nuestro pequeño país, el proceso consta de tres pasos:

  1. Contabilidad de las cuentas anuales
  2. Depósito de la contabilidad en el registro
  3. Cálculo de la Base Imponible

El primero es ineludible (aunque el proceso tiene una única excepción que veremos después), como ya se ha explicado. El segundo no es siempre obligatorio y el tercero se podrá hacer de dos formas: directa u objetiva.

Cómo presentar las cuentas anuales

El punto 1 anterior se hace con tres modelos: el normal, el abreviado y el simplificado.

  • El modelo normal se caracteriza por tener un balance estándar, declaración de pérdidas y ganancias, cambios de patrimonio neto, flujos de efectivo y una memoria.
  • El modelo abreviado es similar al normal, pero el balance, las pérdidas y las ganancias, los cambios en el patrimonio la memoria se presentan de forma abreviada.
  • El modelo simplificado sigue los pasos del anterior y consta únicamente de un balance simplificado, de una declaración simplificada de pérdidas y ganancias y de notas explicativas en lugar de una memoria.

Dicho esto, vamos a explicar las obligaciones de cada ente en lo que se refiere a los puntos 1, 2 y 3 anteriores.

Contabilidad para sociedades mercantiles

Lo primero que has de ver es si anualmente la sociedad ingresa menos de 600.000€. En tal caso, la contabilidad anual se debe realizar con un modelo simplificado. El depósito de la contabilidad en el registro es obligatorio y el cálculo de la Base Imponible se hace de forma directa u objetiva, en función de si se cumplen ciertos requisitos preestablecidos.

Supongamos ahora que la sociedad tiene unos ingresos anuales superiores a los 600.000€ y que, además, no se cumplen durante dos años consecutivos dos de las siguientes tres premisas:

  • Partidas en activo menores a 3.600.000€.
  • El número de trabajadores no supera los 25.
  • Los ingresos superan los 6.000.000.

Entonces, la sociedad tendrá que tirar del modelo abreviado, hacer el depósito en el registro de forma obligatoria y el cálculo de la Base Imponible de forma directa.

En el caso de que se cumplan durante dos años seguidos dos de las tres premisas anteriores (y, evidentemente, la sociedad ingrese más de 600.000€) tendrá que hacer exactamente lo mismo, con la única diferencia de que el modelo a presentar será el normal en vez del abreviado.

Contabilidad para autónomos, empresarios y otros entes que ejerzan alguna actividad económica o profesional

Si los ingresos son inferiores a los 150.000€ anuales no hará falta que presente ningún modelo para la contabilidad anual y, por ende, que la deposite en el registro. Bastará con una declaración jurada y con calcular la Base Imponible de forma directa u objetiva, según ciertos requisitos. Desde el año 2015 no hace falta depositar la declaracion jurada en el registro.

Si son superiores a los 150.000€ pero inferiores a 600.000 deberá presentar el modelo simplificado y hacer el depósito, además del cálculo de la Base Imponible bajo las mismas premisas: directa u objetiva en función de algunos requisitos.

¿Y si en este caso los ingresos superan los 600.000€ anuales? Pues se dan exactamente las mismas particularidades que para las sociedades, es decir: en función de si se cumplen o no dos de los tres requisitos mencionados durante dos años seguidos habrá que echar mano de un modelo u otro, hacer el depósito sí o sí y el cálculo de la Base Imponible de forma directa.

Esperamos haberte ayudado a saber qué modelo necesitas presentar y el resto de factores a la hora de realizar la contabilidad en Andorra. Si necesitas ayuda con ella, no dudes en ponerte en contacto con Innova Gestors, nuestra asesoría especializada en el país pirenaico.

depósito de cuentas

Cinco puntos básicos de un informe contable

Cinco puntos básicos de un informe contable

Para los que somos contables o financieros, nos resulta más que evidente que un informe contable es útil y esencial en los negocios. Pero, aquellos que hacen la contabilidad simplemente por ser de obligado cumplimiento, no tienen claro para qué les puede servir realizarla, ni el informe que su asesoría le prepara cada cierto tiempo.

Un informe contable ha de servir para mostrar la imagen fiel de la empresa, es decir si esta presenta un beneficio evidente o por el contrario su actividad simplemente le permite pagar gastos sin aportar un beneficio extra a final de año. Además, también se debe realizar un análisis de cómo afecta la marcha de la empresa a la tesorería de la misma, en definitiva, qué dinero se tiene disponible en cada momento y el que nos queda después de los pagos.

¿Qué puede hacer la contabilidad por mi negocio? Pues si sabemos interpretar los resultados o nos los explican correctamente, podemos entender mucho mejor la marcha de nuestro negocio, saber exactamente cuáles son las fechas en las que más ganamos (no precisamente las de más facturación), y sobre todo podemos tener una “fotografía” en tiempo real de todo lo que conlleva la empresa.

Es muy recomendable realizar un cierre mensual de la contabilidad

Con esto ganamos fiabilidad y exactitud en cada informe. Los puntos que se deben analizar son los siguientes:

  1. Tesorería: es evidente que un negocio se abre con la finalidad de ganar dinero, por eso, lo primero que se debe analizar es cuánto dinero tenemos disponible, ya sea para poder utilizarlo de inmediato o bien para dejarlo en la cuenta corriente. Lo ideal es que cerremos cada mes sabiendo el dinero que teníamos en el cierre anterior y el que tenemos actualmente.
  2. Ventas: no por mucho facturar avanzamos más en nuestro negocio pero si sabemos calcular nuestros márgenes correctamente, una mayor facturación nos va a proporcionar más beneficio, seguro. Analiza siempre tu facturación y así podrás saber tus meses más fuertes y los que no.
  3. Control de pagos y cobros: una vez que haces la venta, la primera preocupación será cobrarla. Excepto si cobras al contado, siempre tendremos un saldo pendiente de cobro que se debe analizar, pues solo cuando esto se produce, hacemos un ingreso real en la tesorería.
  4. Variaciones de estoc: sabemos perfectamente que las empresas no cuentan su estoc físicamente cada mes, incluso hay muchas que no las cuentan cada año, cosa que es mucho peor. Lo que realmente es recomendable es disponer de un programa informático que nos haga esta tarea para saber un valor de variación mensual. No obstante, el recuento físico es necesario una vez al año como mínimo, así podremos saber si toda la gestión se ha realizado correctamente, detectar hurtos, extraviados o deterioros.
  5. Endeudamiento: esta terrible palabra de la que nadie quiere saber. Personalmente recomiendo contar con asesoramiento a la hora de pedir cualquier tipo de préstamo o póliza ya que en ella los bancos nos hablan en términos complejos y no siempre nos explican todo con exactitud. Por otra parte, hacer una buena negociación con nuestros clientes en cuanto a los cobros es vital para tener nuestras fianzas saneadas.
  6. Riesgo cartera clientes: en todos los sectores hay clientes que se retrasan en los pagos e incluso algunos a los que nos cuesta más de un año cobrarles. Por eso, tener un perfecto control de quien nos debe nos ayudará a estar tranquilos y saber cuándo y cómo reclamar. El asesor contable debería sacar un listado de las facturas pendientes de cobro para analizar si es preciso o no reclamar las deudas de algún otro modo.
  7. Gastos de personal: saber lo que supone de gasto nuestro personal y ver la evolución es muy importante así como también lo es, evaluar si el gasto de personal se corresponde con el de las ventas y beneficios.
  8. Beneficio o pérdida: sabes si tu negocio te da pérdida o un beneficio? Ojo, no es lo mismo tener dinero en el banco o ingresarlo, que tener un beneficio real en la empresa. Acude a tu asesor para que te explique la diferencia que puedas tener en tu caso concreto.
  9. Ratios contables: aunque este concepto es más técnico, contar con unos buenos ratios nos ayuda a tener la “fotografía” actual de la empresa, saber si tenemos niveles de endeudamiento, problemas con los cobros o si nuestra facturación ha bajado o subido en gran medida. Además, saber la tendencia de nuestros beneficios nos ayudará y mucho, a establecer presupuestos para el año posterior y previsiones de ventas y beneficio con más fiabilidad.

De estos puntos que hemos enumerado, hay cinco en concreto que, en Innova Gestors, analizamos cada mes y son: Estoc, tesorería, gastos de personal, ventas y beneficio.

Aquí os enseñamos la vista de un informe contable de los que realizamos cada mes

los datos son ficticios pero el concepto es lo importante. En él detallamos el estoc, tesorería y beneficio, además de indicar el gasto de personal y ventas. ¿Qué conseguimos con esto? Tener la foto actual de la empresa y cualquier variación que no sea acorde, como por ejemplo: más facturación y menor beneficio, debemos analizarla hasta llegar a los motivos que lo han generado. Lo ideal es analizar dichos importes en un período de 3 o 4 años para ver la evolución.

informe-contable

 

 

Guardar

Guardar

Qué es una amortización en contabilidad y para qué sirve

Qué es una amortización en contabilidad

El término de amortización se usa con mucha frecuencia en el ámbito de la contabilidad y las finanzas, siendo un procedimiento muy importante para quienes nos dedicamos a esta actividad. A pesar de ser un procedimiento, tiene dos significados opuestos dependiendo de si estamos hablando de un activo o de un pasivo: no es lo mismo amortizar un préstamo que amortizar la compra de un coche de la empresa.

¿Qué es una amortización en contabilidad de pasivos y activos?

Amortización de pasivos: Un pasivo es el reflejo de una deuda y por lo tanto, la amortización de un pasivo significa cancelar dicha deuda. Cuando se tiene un préstamo debemos un capital y a la vez, el banco nos cobrará unos intereses en cada cuota. El procedimiento de ir cancelando capital en cada cuota, es la amortización.

Amortización de activos: Este concepto se usa mucho en contabilidad pues la empresa, normalmente compra activos tales como maquinaria, coches, ordenadores…etc, cuyo coste suele ser elevado si lo comparamos con los gastos normales del día a día (como la compra de material de oficina por ejemplo). Por lo tanto, en contabilidad, se puede, y se debe ir amortizando el coste de dichos activos.

¿Cómo se realiza esto?

Normalmente dependiendo del coste del activo, se puede amortizar en 2 años, 5, 10 o incluso 50.

Las tablas de amortización según el plan contable de Andorra son estas

 

cuadro amortización contable y fiscal

Imaginemos que hemos comprado una furgoneta de reparto en una panadería. Evidentemente los 10.000€ que nos ha costado no los podemos considerar como gastos de ese mes; de hecho, la furgoneta tiene una vida útil y la iremos utilizando durante unos años. Por lo tanto, en contabilidad, ese coste de la furgoneta debemos distribuirlo en varios años y meses, aquellos que consideremos apropiados según su coste. Para eso nos podemos guiar de la tabla anterior en la que se han separado las amortizaciones fiscales de las contables. ¿A qué se deben estas diferencias?

La amortización contable sirve para identificar en qué medida el activo ha contribuido a generar ingresos, pero la amortización fiscal trata de controlar en qué medida se puede deducir dicho gasto en la cuenta de resultados. Dicho en otras palabras, la amortización fiscal trata sobre el gasto deducible que genera dichas amortizaciones para pagar más o menos impuestos. De ahí que sea tan importante para las asesorías tener este punto controlado.

Por norma general y para evitar trabajos extra, a no ser que salga muy a cuenta por algún motivo en concreto, las empresas tratarán de igualar los años de amortización contable con los de amortización fiscal.

En el caso que esto no sea así y decidamos amortizar un edificio en 40 años fiscalmente y 50 en contabilidad, a final de ejercicio debemos realizar aquello que se llama regularizaciones por diferencias temporales. Esto no es otra cosa que regularizar la cuenta de explotación contable para calcular correctamente el impuesto de sociedades correspondiente.

Las diferencias generadas a favor de la empresa por amortizar un bien de manera acelerada sólo difiere el pago de la parte proporcional en el Impuesto de Sociedades, se genera así un pasivo que deberá revertir cada año.

Por otra parte cabe señalar la importancia de amortizar correctamente un activo en contabilidad y es que de esta manera su valor en el balance de la empresa es correcto. Así, la furgoneta de la que la hablábamos en el ejemplo anterior, tendrá un valor en balance de 10.000€ en el momento de la compra y dicho valor se irá minorando por el importe de amortización a medida que pasen los años, es decir, no tendremos los mismos 10.000€ en el balance en el año 2016 que en el año 2020, hecho que influye notablemente en el análisis y valoración de la empresa.

Diferencia entre gestoría y asesoría

Diferencia entre gestoría y asesoría

¿Necesitas una gestoría o una asesoría? ¿Sabes la diferencia entre gestoría y asesoría? Asesorar, gestionar o guiar a una empresa en su andadura económica suele ser parecido pero si queremos matizar no es lo mismo. Estas diferencias radican sobre todo en el servicio principal ofertado al cliente: asesorar o gestionar directamente las obligaciones empresariales del mismo.

Hablar de gestoría y de asesoría, por desconocimiento, nos puede parecer lo mismo. Además un asesor, muchísimas veces, acaba realizando los trámites de sus clientes y al revés, es decir, un gestor puede asesorar sobre cómo realizar estos trámites de manera más eficaz para la empresa. Así que, solo si queremos ser muy puntillosos vamos a hablar de estas diferencias. Habrá quien diga que un gestor hace más que un asesor y viceversa. Sinceramente, no es así y explicamos el porqué.

¿Qué debería hacer una gestoría que no hace una asesoría?

La respuesta es sencilla: gestionar los trámites de sus clientes.

Para contratar una u otra figura, ¿en qué debemos fijarnos? ¿En el calificativo de gestor o asesor? Pues debemos prestar atención a los servicios incluidos en el presupuesto. No es lo mismo que nos gestionen los impuestos, lleven nuestros trámites y nos quedemos tranquilamente llevando el control de nuestra empresa, que, tan solo nos asesoren sobre cómo hacerlo. Tampoco es lo mismo que nos realicen todos los trámites sin, en ningún momento, orientarnos sobre posibles mejoras o ventajas de realizar algunos cambios en la empresa.

  1. Gestoría: Comúnmente se llama así a la empresa a la que se le dejan todos los “papeles” y nos gestionan los impuestos, contabilidad, nóminas…etc. Depende de lo estricta que sea la gestoría podrá o no asesorar sobre qué trámites realizar o no en la empresa, proporcionando al cliente una ayuda y servicio extra. Según mi punto de vista, una empresa que día a día lleva las gestiones, realiza trámites y ve in situ el funcionamiento de sus clientes, puede y está más capacitada para asesorarle sobre posibles cambios en sus gestiones, así como recomendarles el cambio o no de su forma jurídica, planificar su estrategia de impuestos…etc.
  2. Asesoría: cuando vamos a una asesoría es para pedir consejo sobre cómo realizar los trámites en cuestión. Que nos los realicen o no tiene un coste añadido, evidentemente, las horas empleadas para asesorar y/o para realizar gestiones no son lo mismo ni deben ser incluidas en el mismo “lote”.

La diferencia vital entre asesoría y gestoría radica en el servicio

Por todo esto, se puede considerar que la diferencia vital entre asesoría y gestoría radica en el servicio, extra o no, que una gestoría y asesoría aporten a sus clientes. Tenemos que tener muy en cuenta la formación del equipo humano que lo componen, pues en muchas ocasiones, y debido al gran intrusismo que hay en esta profesión, nos encontramos a personas que sin titulación ejercen de asesores o gestores sin realmente tener los conocimientos para ello.

Si lo que buscas es una empresa que te asesore, te aconseje y te informe sobre posibles ahorros o trámites a realizar que sean más convenientes, deberías contratar una asesoría. Pero si por el contrario necesitas que alguien te prepare la contabilidad, se encargue de realizar las declaraciones periódicas de impuestos y otros trámites obligatorios, lo que te hace falta, sin duda es una gestoría.

Y si necesitas las dos figuras porque además de un apoyo y guía en la empresa, quieres que te realicen todos los trámites y desentenderte de estas tareas, pide un presupuesto de gestoría para ello, muchas gestorías y asesorías, dan ambos servicios y la diferencia entre ambas no es solo la nomenclatura sino el presupuesto de asesoría que se está pidiendo y servicios ofertados en el mismo. De esa manera podrás también saber si el precio ofertado es caro o barato.

Busca, compara y equipara los servicios que te ofrecen por un precio razonable.

Presupuesto de asesoría contable

presupuesto asesoría contable

Es evidente que todos queremos gastar lo mínimo posible y sobre todo cuando se trata de servicios que no contratamos por gusto, por decirlo de alguna manera. No dudamos en gastar en un viaje pero cuando se trata de pedir un presupuesto de asesoría contable nos lo pensamos para poder ahorrar al máximo.

¿Sabes exactamente los servicios que incluye cada asesoría contable en su coste mensual?

Antiguamente se medía el trabajo de un contable por el número de asientos anuales que dedicaba a una empresa. Personalmente, medir mi trabajo de esta manera me da pánico y me resulta un tanto absurdo. Los que somos contables sabemos que podemos realizar una operación en un asiento o en dos, o en tres… Y los que no sois contables, ahora mismo lo sabéis. Así que medir el trabajo contable por el número de asientos entrados carece de lógica.

A mí me gusta más poder decir que mido un presupuesto de asesoría contable por el trabajo “en mano” que ofrezco a mi cliente. Por eso cuando me piden un presupuesto para realizar contabilidad, las preguntas que pido que me respondan son estas:

  1. Volumen de facturación anual: en base a esto la obligación contable y los informes a realizar para la administración son diferentes, por eso, en Innova Gestors una parte del presupuesto de asesoría contable se basa en el tipo de informe final que vamos a presentar. Para ser claros, no es lo mismo presentar un informe de 4 hojas que una memoria redactada y detallada de más de 40.
  2. Informes a medida: esto es, cuanto tiempo me va pedir ese cliente en dedicación para que le explique la marcha de su empresa. No es lo mismo realizar cierres contables con resultados mensuales, que hacerlo de forma trimestral o semestral. Hay incluso personas que cuando vienen a la gestoría y piden un presupuesto, tan solo quieren hacer la contabilidad que se presenta a Gobierno anualmente. Así que evidentemente, el tiempo de dedicación en exclusiva en realizar un tipo de informe u otro, varía y mucho. Sobre todo, el poder realizar un informe adaptado a lo que cada cliente necesita. Ni que decir tiene, que recomiendo y mucho, hacer un seguimiento mínimo trimestral, para saber cómo marcha la empresa.
  3. Autónomo, sociedad y/o número de personas implicadas en la empresa de forma directa: las obligaciones contables también varían dependiendo de la forma jurídica de la empresa y también del número de personas que la componen. Dar explicaciones a un socio, hacer reparto de dividendos y asesorar sobre cuestiones más delicadas en una sociedad, requiere horas de estudio y mucha responsabilidad. Por eso, es un factor a tener en cuenta.

Nuestro presupuesto de asesoría contable se basa en las necesidades de nuestros clientes

Para la elaboración de un presupuesto, en Innova Gestors, nos basamos sobre todo en estas tres cuestiones pero también influye el tipo de empresa ya que no es lo mismo una tienda que contabiliza caja e ingresos múltiples cada día, que otra empresa que realiza un par de facturas mensuales al mes y que realiza una transferencia para ello. Además se tiene que valorar siempre si las tareas encomendadas son solo contabilidad o, como en muchos casos sucede, requieren algún tipo de gestión por parte de la gestoría, caso en el que seguramente sea mejor optar por pedir un presupuesto de consultoría para tenerlo todo englobado.

¿Nuestro rango de precios? Tenemos autónomos que por unos 75€/mes le realizamos la contabilidad y fiscalidad obligatorias y tenemos otros cuyo precio puede oscilar entre 500€ y 800€/mes. Así que, como este aspecto es muy amplio, siempre incidimos en que es mejor pedir un presupuesto personalizado y salir de dudas. De esta manera podréis valorar cada detalle de los servicios y tranquilidad que ofrecemos.

Realización de inventarios

Realización de inventarios

Aunque a veces no se le da mucha importancia, la realización de un inventario en la empresa es fundamental para poder tener un buen control y valoración de la misma.

Un inventario no es otra cosa que el recuento físico de las existencias que tenemos en la misma y se hace totalmente necesario en las empresas que se dedican a la venta de mercaderías. De esta forma se tiene la “fotografía” del patrimonio pues además de realizarse para las existencias puestas a la venta se puede extender a los activos (dinero, mobiliario, derechos…etc) de la misma empresa. Podemos decir que a nivel contable amplio el inventario se compone del activo (qué tiene la empresa), pasivo (qué debe) y capital. Pero ahora mismo nos vamos a centrar en el inventario de mercancías por ser el utilizado en contabilidad para determinar el valor del género que tenemos todavía a la venta (estoc) o el que hayamos podido perder por deterioro, por ejemplo.

Normalmente en el mes de enero solemos ver tiendas con el cartel de “cerrado por inventario”, esto es porque como mínimo una vez al año se debe contar el género puesto a la venta en la misma; no obstante en empresas grandes este inventario se debe hacer mensual. En el caso de tener productos perecederos el control ha de ser mucho más exhaustivo.

En primer lugar hay que decir que existen varios métodos de valoración de inventarios y se pueden basar en costes históricos o en los agotamientos de estocs, por tanto tendremos:

  1. Coste medio ponderado: cálculo del precio unitario después de cada entrada, después de todas las entradas o sobre el total de todas las entradas y el estoc inicial. Este es el método más neutral de todos y a su vez el recomendado por la norma internacional de valoración NIC2.
  2. Método FIFO: primera en entrar primera en salir.
  3. Método LIFO: última en entrar primera en salir.
  4. Método HIFO: precio de entrada más alta.
  5. Método NIFO: próxima entrada primera salida. Se valoran al precio de reposición más cercano.

Una vez tomado como referencia un método de valoración tendríamos que proponernos realizar el inventario físico.

¿Cómo hemos de planificar un inventario de existencias?

  1. Época del año, semana del mes y día de la semana idóneos para no interferir en la actividad normal de la empresa. Por lógica no vamos a elegir el 24 de diciembre para realizar un inventario pero sí un lunes de la última semana del mes que sabremos que no vamos a tener tantos clientes. En cualquier caso hay empresas que no cierran por inventario sino que los realizan durante el horario de cierre. Esto ya, elección de la empresa.
  2. Medios humanos: podemos contratar una empresa para que nos realice los inventarios y de esa forma no sobrecargar a nuestro personal o por el contrario seleccionaremos dentro del personal de la empresa quienes harán los inventarios.
  3. Esquema procedimiento: debemos tener bien claro si vamos a organizar los inventarios por familia, sección, tipología de producto, estanterías…etc. De esta forma tendremos la seguridad de no dejarnos nada o (en ocasiones pasa) contar dos veces un determinado grupo de productos.
  4. Contabilización y análisis del resultado: Esta parte le toca al departamento contable y se trata de revisar si los resultados que da el inventario físico se corresponde con la entrada de mercancías registrada en la empresa. Podremos comprobar si existe una correspondencia entre el estoc físico y el contabilizado. También se verá si hay una lógica entre las compras-ventas+estoc. Si esto no fuera así se trataría que o bien falta género, se ha deteriorado, se ha perdido…etc.

¿Como deberíamos contabilizar la variación de estoc después de la realización de un inventario?

La cuenta contable para poder reflejar la variación de estoc (diferencia en inventario físico) puede ser cualquier de estas dependiendo del producto/s del que se trate:

610: variación de mercancías

611: variación de materias primas

612:variación de otros aprovisionamientos

710: variación de productos en curso

711: variación de existencias de productos semiterminados

712: variación de existencias de productos terminados

713: variación de subproductos, residuos y materiales recuperados

Así tenemos que durante el año iremos contabilizando las compras de esta manera:

————————————————————————————————–

(600) Compras       a                      Proveedor (400)

1.000€                                              1.000€

—————————————————————————————————

A la realización del estoc vamos a contabilizar la diferencia de esta manera:

—————————————————————————————————

(300) Mercaderías actuales                a                   Mercaderías anteriores (300)

1.200€                                                                          1.000€

.                                                                    a                  200€ Variación mercaderías (610)

—————————————————————————————————

Y para terminar podemos analizar si la diferencia del importe entrado a compras y el importe de las ventas (a precio de coste) coincide con lo que tenemos en estoc. No dará exacto, lo sabemos pero debería dar muy aproximado si queremos tener bien nuestra contabilidad y el control de estoc físico.

Realización de inventarios

Control de tesoreria en la empresa

Control tesoreria en la empresa

Uno de los temas que más dolores de cabeza puede traer a un negocio es la de tesorería de la empresa. No solo es suficiente saber que tenemos dinero disponible para hacer frente a nuestros pagos sino que es necesario tener un control y saber hacer una previsión correcta, preferiblemente cada mes.

Esta gestión está expuesta a ciertos riesgos así que el proceso de control ha de estar bien diseñado y debe hacerse con regularidad y mucha coherencia.

Los objetivos del control de tesorería deben ser tanto operativos como contables

  • Operativos: tienen en cuenta la planificación de flujo de caja para hacer frente a los compromisos de pago
  • Contables: son los registros de cobros y pagos en la fecha y vencimientos de forma que reflejen la realidad de la empresa

Para establecer un buen plan de tesorería se pueden distinguir dos tipos de control: el interno y el externo

  • El interno es aquel control de normativa interna de la empresa, esto es, definir normativas en cuanto a disponibilidad en caja de efectivo, personas responsables para autorizar un gasto determinado, negociaciones con proveedores y sobre todo el control contable.
  • En cuanto al control externo se trata de establecer legal y formalmente, qué personas y en qué límite tienen poder sobre las cuentas bancarias, cheques y retiradas de efectivo. Todo ello ha de estar perfectamente documentado y justificado por lo que sí, de entrada, se aplica una correcta normativa, en todo momento estará controlado el dinero de la empresa.

Estos controles son puramente administrativos y de gestión en la empresa pero lo que más nos interesa es establecer un control contable y más preciso para saber las fechas del año que nos conviene no gastar tanto y qué fechas estaremos más desahogados.

En Andorra es mejor establecer este control en formato cuatrimestral

¿Por qué lo creemos así? Pues porque cada cuatro meses tenemos algún período vacacional con entrada fuerte de turistas lo que hace que, las empresas que se dedican a la venta sobre todo, tengan más ventas y por tanto más entradas de tesorería: Semana Santa, Agosto y Navidad. El mes que, por norma se tienen menos ventas suele ser el mes de junio pero que no cunda el pánico. Lo tenemos todo previsto!

  • Comprar alargando vencimientos: no es ningún secreto pero si hacemos coincidir los vencimientos con las entradas más fuertes de tesorería tendremos mucha tranquilidad y lo que es más importante, podremos cumplir estrictamente con nuestros pagos.
  • No gastar en recursos innecesarios: siempre lo digo pero es que más importante pagar bien a nuestros empleados (si son eficientes sobre todo), que poner muebles de último modelo en nuestro despacho. Si queremos y nos apetece hacer gastos estéticos perfecto pero vamos a asegurarnos primero de poder cumplir primero nuestras obligaciones vitales (empresarialmente hablando) y luego ya vendrán los caprichos, así que tengamos siempre a mano una normativa de prioridades y a partir de ahí podemos organizarnos.
  • Tener siempre una reserva. Si somos previsores mejor, nunca sabemos si nos puede surgir un imprevisto y necesitar dinero a la vista para poder hacerle frente. Así que, permitiéndonos el tener siempre un dinero en la recámara, si nos hiciese falta más, seguramente tengamos menos problemas con las entidades bancarias para poder solicitar que nos hagan un préstamo.
  • Por último voy a nombre lo que más me gusta, y es hacer un comparativo de tesorería con el año anterior. Esto nos sirve para tener una orientación sobre las épocas del año en la que hacemos más gastos o tenemos más ingresos. A parte de tener un comparativo sí que podemos hacer una previsión actual teniendo en cuenta los vencimientos de cobros/pagos y la previsión de ventas según la época del año o eventos en concreto de nuestro modelo de negocio.

Este es un modelo del gráfico de tesorería en la empresa que realizamos en nuestra gestoría (estas cifras son ficticias). En él podemos ver la evolución de cada año y comprobamos que efectivamente los meses de menos entrada de tesorería suelen ser siempre los mismos, junio como mes de bajón absoluto para empezar a remontar en julio y agosto otra vez.

Control tesoreria

 

 

Control tesoreria de la empresa

Hablar del control de tesorería en la empresa es fácil, quizás lo más complicado es analizar la empresa en concreto y poder establecer pautas, controlar vencimientos y medirse a la hora de realizar gastos. Después de todo esto se trata de ir probando si nuestro modelo y control es el correcto.

Guardar

Guardar

Guardar

Conciliaciones contables y bancarias

Conciliaciones contables y bancarias

Cuando se trabaja en una gestoría una de las principales tareas que hacemos con regularidad son las conciliaciones contables y bancarias. No me cansaré de repetir, que cuando llevamos contabilidades de varias empresas, todo repaso es poco, pero el trabajo de conciliar ya es esencial.

Podemos decir que conciliar no es otra cosa que verificar que lo que tenemos en contabilidad de una cuenta contable, se corresponde con la realidad. Es bastante común que cuándo recibimos un extracto bancario del banco tengamos movimientos que no estén reflejados en la contabilidad, por eso, la tarea de hacer las conciliaciones contables y bancarias es indispensable para reflejar tal cual, la realidad de la empresa. Como no, para repasar también que no nos hayan cobrado algo que no nos corresponde o ver otro tipo de movimientos interesantes. Lo más extendido es la conciliación bancaria, pero podemos aplicar la conciliación a las cuentas contables más importantes tales como proveedores y clientes.

Cómo trabajamos en Innova Gestors con las conciliaciones contables y bancarias de nuestros clientes

Lo que solemos hacer por norma en Innova Gestors es realizar una conciliación bancaria cada mes o cada quince días dependiendo del volumen de movimientos de la empresa de que se trate. Además, cada 6 meses o al final del año contable, realizamos conciliaciones de cada proveedor y cliente. ¿Porqué hacemos esto? Para asegurarnos de que hemos pasado a contabilidad todas las facturas, abonos, pagos, cobros…etc. En España ya suelen hacer una verificación con el famoso 347. Así que, en Andorra lo que solemos hacer muchas gestorías es ir verificando por nuestra cuenta que todo cuadre al céntimo, es decir, nuestra contabilidad ha de ser la misma (pero a la inversa) que la contabilidad de nuestros clientes y proveedores. Si no fuera así, haríamos una auditoría interna, informal, que nos permite poner orden y averiguar posibles errores de gestión.

Si queremos, podemos hacer un documento indicando este procedimiento y los errores o desajustes que nos vamos encontrando. ¿Cómo se debe realizar y qué tenemos que poner?

  1. Nombre de la empresa o razón social
  2. Fecha de elaboración
  3. Nombre de la cuenta contable que estamos conciliando
  4. Saldo correcto
  5. Saldo conciliado
  6. Observaciones

Para poder ir más rápido, lo que suelo hacer yo es ir directamente a los asientos que están correctos, los dejo ya marcados, para luego centrarme en los que se componen de la suma de dos o más asientos. Por ejemplo, puede suceder que en el banco nos hacen un apunte por un cheque descontado y a parte nos cargan los gastos bancarios mientras que nosotros en contabilidad quizás hayamos unificado esos dos movimientos en uno solo. Esto sería correcto pero dependiendo del importe será más difícil de ver así que los suelo hacer una vez he terminado de puntear los que son exactos.

¿Qué errores o diferencias nos podemos encontrar a la hora de hacer las conciliaciones contables y bancarias?

  1. Diferencias en la fecha del apunte contable.
  2. Diferencias en el número de apuntes (dos asientos en nuestra contabilidad y uno en el banco o viceversa).
  3. Cheques o transferencias descontados o cobrados en el banco y no en nuestros apuntes contables.
  4. Abonos o facturas que el proveedor ha emitido y que no tenemos en nuestro poder y por tanto no hemos contabilizado.
  5. Retornos de clientes que no hemos contabilizado o de los cuales nos cargan gastos bancarios de los cuales no teníamos constancia.

Lo que tenemos claro es que no hacemos nada por azar, ni tampoco dejamos todo en manos de un programa informático, que, aunque son realmente ágiles y nos permiten ahorrar tiempo a los contables, no nos eximen de la responsabilidad de verificar que estamos haciendo lo correcto y entregando los números que corresponden en cada caso.

Depósito de cuentas anuales

Se acerca el momento para el que todos los contables nos preparamos cada año por estas fechas: la entrega y confección de cuentas anuales.

A decir verdad, en Innova Gestors somos bastante previsores y empezamos a confeccionar las cuentas anuales de todos nuestros clientes cuando ya acaba el mes de enero. Por lógica, en esas fechas ya habremos entregado la última declaración de IGI del año anterior y por lo tanto, deberíamos tener todos los datos necesarios para cerrar el ejercicio y confeccionar las memorias contables.

Así bien, dependiendo de la cifra de negocios de cada empresa, los modelos a presentar pueden variar tal y como explicamos en un anterior post que podéis revisar aquí.

Detalles que hay que tener en cuenta para realizar una correcta redacción de las memorias y depósito de cuentas

-Cerrar correctamente el ejercicio. Puedes seguir nuestras recomendaciones.

-Comprobar que los balances y cuenta de explotación que presentas del año anterior son correctos. Puede parecer obvio pero a veces los programas informáticos nos juegan malas pasadas y pueden dar errores. Por tonto que parezca, repasa lo entregado el año anterior y comprueba que se trata del mismo importe que pondrás en el comparativo de este año.

-Verifica que están hechos todos los asientos de regularización y cierre así como la aplicación del resultado del año anterior. A veces lo vamos dejando… y se nos olvida hacerlo.

Los puntos básicos de la memoria simplificada son estos:

  1. Inmovilizado intangible/tangible. En este apartado tenemos que informar sobre todos los activos intangibles/tangibles y sus amortizaciones. No tiene ningún secreto pero si disponemos de un cuadro de amortizaciones y repasamos antes si está todo correcto, mejor.
  2. Activos corrientes y otro inmovilizado.
  3. Deudas con entidades de crédito. En este punto informaremos sobre los préstamos que tiene la empresa con entidades de crédito, pólizas de crédito…etc.
  4. Otro de los importes que tenemos que verificar en la memoria es el de gastos de personal, aquí podemos hacer una comprobación extra verificando que hemos cotizado a la Cass correctamente y que hemos imputado los gastos del titular del negocio o administrador de sociedad (toda comprobación es poca).
  5. Otra información: el último paso a reflejar en la memoria simplificada es el de otra información donde reflejaremos aquellos sucesos importantes que tienen lugar a cierre de ejercicio o cualquier otra información que sea relevante en la contabilidad de la empresa.

-En el caso de sociedades hemos de realizar el cálculo del impuesto de sociedades ya que éste ha de salir reflejado en el resultado de la sociedad.

-Uno de los puntos que a veces no queda claro cuando se presentan las cuentas anuales es quién las ha de validar. Se han de hacer firmar en todas sus hojas por los administradores de la sociedad o en caso de autónomos, por el titular del negocio. Además, en el caso de las sociedades, no nos olvidemos de redactar el certificado de acta de aprobación y aplicación del resultado.

-Para presentar las cuentas anuales tenemos que utilizar el formulario A3T011 (presentación de documentación adicional) y nos debemos dirigir al departamento de Registro de Cuentas en el Camí de la Grau s/n-Edifici Prat del Rull 4rt pis de Andorra la Vella, antes del 31 de Julio.

Os dejamos un resumen sobre la elaboración y entrega de depósito de cuentas anuales

 

Depósito cuentas anuales

Cierre del ejercicio contable

cierre anual del ejercicio contable

A todos los contables nos ha pasado alguna vez que dudamos y repasamos varias veces el cierre de ejercicio contable. Personalmente, al principio quería hacer tantos repasos y puntear tantas cosas, verificar gastos, comprobar que todo estuviese correcto, que al final lo que pasaba es que perdía mucho tiempo y no me sentía del todo con la seguridad de estar haciendo lo que debía hacer.

Con el paso del tiempo y la experiencia, esto se puede hacer mucho más rápido o incluso de forma mecánica aunque, soy de esas personas a las que les encanta repasar y cuadrar al céntimo, no lo puedo evitar.

En la oficina suelo tener una pequeña “chuletilla” que me va muy bien para cuando llega el agobiante y entretenido cierre anual del ejercicio contable.

Los 10 puntos básicos del cierre del ejercicio contable son los siguientes:

  1. Lo primero de todo es listar un balance de comprobación de sumas y saldos de todo el año, con esto y dependiendo de cada programa informático podremos comprobar incoherencias en los saldos o ver cuentas que tendrían que quedar saldadas (cuentas a 0), quizás ver también el saldo de proveedores y clientes, que tendría que tener un saldo aceptable.
  2. Por si no se efectúa de forma mensual, la variación de existencias es algo a realizar sobre todo si la empresa realiza un estoc o tenemos oportunidad de listarlo del programa de gestión. Cuentas contables 610 y 710.
  3. Amortizaciones de inmovilizado. Cuando compramos un bien que sabemos que nos va a ser de una vida útil de varios años, en lugar de contabilizar el gasto al completo, lo amortizamos en los años que consideramos que va a tener vida útil. Por ejemplo, el caso de un ordenador. Realmente no compramos un ordenador el mes de febrero y el gasto es solo de ese mes. Sino que ese ordenador se puede considerar un gasto proporcional en el tiempo. Para eso, según tablas de amortización aplicamos un importe anual o mensual para el mismo. Lo importante, a cierre de ejercicio es verificar que se haya contabilizado todo (ya sea mes a mes o el importe anual que toque).
  4. No son pocas las empresas que tienen asociado algún tipo de préstamo bancario, hipoteca o deudas a largo plazo de este tipo. En estos casos es conveniente reclasificar las cuentas 170 (largo) y 520 (corto) para indicar a final de año qué corresponde a deudas de menos de un año y qué corresponde a deudas de más de un año.
  5. El punteo de cuentas bancarias es un clásico de todo contable. No nos quedamos tranquilos si no verificamos que cada importe cargado o abonado en nuestras cuentas bancarias está más que contabilizado. Esta mecánica se suele hacer cada mes, por comodidad y por ser más prácticos, no podemos permitir que nos cobren algo que no es nuestro o por ejemplo que nos apliquen gastos e intereses que consideremos que podamos negociar con nuestra entidad bancaria.
  6. Repasar gastos fijos: me da la sensación de que casi nadie lo hace o al menos, cuando hablo con compañeros de profesión me comentan que repaso demasiado, otros pocos, sin embargo, son de mi opinión. Se trata de los gastos fijos que tenemos cada mes: electricidad, teléfono, seguros sociales, salarios. No os ha pasado que a veces no nos llega una factura o llega demasiado tarde? Si nos encontramos que ya hemos hecho el cierre de ejercicio y resulta que vemos que llega una factura de teléfono del mes de diciembre. Como se paga en enero, no nos hemos dado cuenta al repasar y puntear bancos. Así que no está de más tener en cuenta que cada mes hayamos realizado los asientos de nuestros gastos fijos.
  7. En cuanto a provisiones contables debemos tener en cuenta si vamos a tener depreciaciones de activos, riesgos de algún tipo como impagos de clientes. De esta forma estaremos haciendo referencia a la imagen fiel de la empresa en ese momento, principio contable básico.
  8. A veces nos ocurre que hemos realizado un ingreso o un gasto pero éste se corresponde a un ingreso anticipado por ventas futuras o bien a ingreso anticipado por prestaciones futuras. Por ejemplo, un seguro. El seguro lo pagamos en febrero pero nos da cobertura durante un año. En estos casos lo correcto será periodificar el gasto en los meses del año que corresponden entre el cobro y el cierre de ejercicio. El saldo restante corresponderá al año siguiente.
  9. Asiento del impuesto de sociedades. Una vez realizados todos los ajustes y comprobaciones anteriores, se ha de hacer el asiento del impuesto de sociedades (si toca).
  10. El último asiento a realizar en la contabilidad anual de una empresa será el asiento de regularización y cierre. Con esto nos quedaría realizada la cuenta de pérdidas y ganancias y sabremos el resultado del ejercicio.

¿Creéis que hemos sabido reflejar los puntos necesarios para hacer el cierre anual del ejercicio contable?

Seguramente hayáis identificado algunos de estos puntos o habréis echado alguno de menos ya que cada empresa tiene sus propias particularidades. Lo que sí tengo claro es que estos puntos básicos deberían ser de obligado cumplimiento para todo contable. Toda seguridad es poca a la hora de elaborar las cuentas anuales y balances de nuestras empresas ajustándolas a la realidad económica de la misma.

 

Cierre del ejercicio contable

Como debe llevar la contabilidad un autónomo

contabilidad un autónomo

¿Te has preguntado alguna vez cómo debe llevar la contabilidad un autónomo?

Cuando una persona decide emprender y abrir un negocio, si se trata de un negocio pequeño suele hacerlo como autónomo. Una de las primeras preguntas que les surge es ¿cómo debe llevar la contabilidad un autónomo? Así mismo las obligaciones contables deben ser seguidas de forma estricta y ordenada. La normativa contable es la misma aunque sí es verdad que dependiendo de la cifra de facturación no tendrá que realizar informes contables tan complejos.

Podemos dividir las obligaciones de un autónomo en tres bloques:

Obligaciones contables de un autónomo

En cuanto a las obligaciones contables del autónomo podemos recalcar las facturas de gastos ya que de cara a deducir el IGI se tendrá que demostrar que realmente se ha realizado la compra y que es imputable a la actividad económica. Por lo tanto, se ha de tener muy presente solicitar facturas de todos los gastos.

Obligaciones fiscales de un autónomo

Los autónomos a la hora de darse de alta han de hacer el pago del impuesto comunal además de tener presente que son obligados tributarios del IGI y del IRPF.

En cuanto al IGI, en el caso de que no superen los 40.000€ anuales de cifra de negocio no se considerarán obligados tributarios de este impuesto.

En cuanto a documentación, es importante llevar un registro de facturas emitidas y recibidas, perfectamente archivadas al igual que un buen control de tesorería, evitando que los gastos personales se carguen a la cuenta de la empresa ya que así quedará todo más claro y se mostrará de mejor manera la imagen fiel de la actividad.

Obligaciones laborales de un autónomo

Los autónomos tienen la obligación de cotizar en la Cass a partir del momento en que comienza su actividad profesional. A partir de esa fecha (fecha que figura en el registro de comercio) pasarán a cotizar como trabajadores por cuenta propia según las tarifas vigentes en cada momento. Estas tarifas se pueden consultar en la propia web de la Cass y también existen posibles deducciones en caso de que se quiera cotizar por menor importe.

Guia de contabilidad para torpes

La contabilidad es algo tan necesario como odiado por la mayoría. Creemos que con esta guia de contabilidad para torpes podemos facilitarte la comprensión de los conceptos básicos de una estructura contable.

Para poder entender qué es la contabilidad y sobre todo, cómo funciona, hay 5 claves que se tienen que tener de base:

1.DEBE Y HABER: Toda cuenta tiene dos zonas para anotar los movimientos producidos, debe y haber. Solemos decir que en el Debe se anotan las entradas y en el Haber las salidas.

Supongamos que compramos un ordenador que cuesta 600€ y lo pagamos en efectivo.

El asiento de la compra sería:

asiento de la compra
Y en el mayor de cada cuenta contable tendremos:

cuenta contable

2.PRINCIPIO DE PARTIDA DOBLE: este principio sirve para equilibrar el balance de manera que en el activo y en el pasivo exista siempre el mismo importe, lo mismo ha de suceder con el Debe y el Haber. Todo importe que va al debe en una cuenta contable, ha de constar en el Haber en otra cuenta/s contable/s.

Si la empresa compra mercaderías por valor de 1000€ más IGI el asiento a realizar será el siguiente:
compra mercaderías

3.CARGO Y ABONO (izquierda y derecha): Toda cuenta tiene dos partes, izquierda (debe) y derecha (haber). Según aumentamos o disminuimos saldo en cada cuenta decimos que se trata de un cargo o de un abono.

Cargar en una cuenta significa registrar una operación en el Debe y abonar en una cuenta significa registrar una operación en el Haber de la misma.

 

4.SALDO DE UNA CUENTA: el saldo de una cuenta no es otra cosa que la diferencia entre el Debe y el Haber de dicha cuenta. Lo vemos con un ejemplo:

En la cuenta de un proveedor tenemos los saldos siguientes:

cuenta de un proveedor

Diremos pues, que el saldo de la cuenta de compras es de: 500€ que es la diferencia entre las entradas y salidas.

5.CIERRE DE UNA CUENTA: para cerrar y saldar una cuenta en contabilidad hay que igualar los importes del Debe con los del Haber.

Supongamos que en la cuenta de compras tenemos estos asientos e importes:

CIERRE DE UNA CUENTA

En este caso el movimiento de cierre que necesitamos hacer es de 750 al Haber, dicho importe en el cierre del ejercicio pasará a la cuenta 129 o 121 (Resultados del ejercicio) cuya diferencia entre cargos y abonos dará un importe positivo o negativo.

Este es el funcionamiento básico contable que os explicamos en esta guia de contabilidad para torpes

Más adelante ya veremos un poco casos más concretos y el funcionamiento de apertura y cierre contables, de esta manera os iremos ofreciendo pautas básicas de contabilidad para que podáis ir afianzando conceptos.

Hay otros posts relacionados con este que os pueden interesar. Si os preguntáis cómo es la contabilidad en Andorra o si es necesario llevar una contabilidad de un negocio os resolvemos las dudas que podáis tener.

Contabilidad en Andorra

Hacer Contabilidad en Andorra

Cada país tiene sus particularidades contables pero en Andorra, la elaboración de las leyes y del plan contable ha seguido el patrón de España. Si bien algunas cuentas y procedimientos son diferentes, podemos decir que quien aplica contabilidad en España la podría aplicar perfectamente en este otro país.

A pesar de que el tema de finanzas y contabilidad en Andorra es reciente, cada vez son más las personas interesadas en tener un contable o asesoría para su empresa.

¿Qué hace la contabilidad por un negocio?

La contabilidad registra históricamente, de forma exacta y fiel todas las operaciones que realiza la empresa, las clasifica correctamente y de acuerdo a las leyes. Las ventajas de llevar una contabilidad profesional entre otras, pueden ser:

  • Tener información de nuestras deudas y de lo que nos deben a nosotros
  • Control de gastos e inversiones
  • Permite conocer exactamente cuánto ganamos o perdemos
  • Con una contabilidad organizada es más fácil conseguir préstamos y asesoría
  • Nos permite conocer la situación financiera en un momento dado e incluso hacer comparativas entre años y períodos concretos

¿Es importante la contabilidad para un negocio en Andorra u otro país?

La contabilidad es importante en un negocio ya que el empresario necesitará de alguna manera, saber cómo va la marcha de sus negocios. Por tanto requerirá algún sistema de registro que le permita:

  1. Disponer de información que le facilite la toma de decisiones
  2. Conocer en el momento que sea la situación de la empresa
  3. Aportar esta información a instituciones o a bancos para obtener un préstamo

Por lo tanto podemos decir que los tres pilares básicos de la contabilidad en Andorra serán:

  1. El registro de las operaciones que realiza la empresa
  2. Conocimiento del patrimonio
  3. Cálculo de los resultados de la actividad

contabilidad andorra

Guardar

¿Necesito llevar la contabilidad de mi negocio?

¿Necesito llevar la contabilidad de mi negocio?

A pesar de que en Andorra llevamos unos años con la ley de contabilidad en vigor, son muchas las personas y empresas que se hacen esta pregunta.
La respuesta es que toda sociedad o actividad económica ha de llevar una contabilidad ordenada y adecuada a la naturaleza y dimensión de su actividad. Por tanto, por muy pequeña que sea la empresa, o si se trata de una actividad de autónomo, no se está exento de llevar y realizar la contabilidad.

Pero ¿qué incluye esta definición de empresario y actividad económica?

  • Personas físicas que realizan actividades empresariales o profesionales.
  • Sociedades mercantiles y otras personas jurídicas.
  • Otras entidades que, teniendo o no personalidad jurídica, constituyen una unidad económica o un patrimonio separado cuando efectúan actividades empresariales o profesionales.

Lo que conviene tener claro es la obligación de llevar contabilidad y de la obligación de depositar dicha contabilidad en el registro. Para esto, según la normativa vigente se establece que:

  • Las sociedades han de hacer siempre el depósito de cuentas sea cual sea su resultado contable y cifra de negocio.
  • Los empresarios diferentes de sociedades con una cifra anual de ingresos inferior a 150.000€ estarán excluidos de la obligación del depósito de cuentas y los que superen dicha cifra sí tendrán que hacerlo según los formatos establecidos en la ley a tal efecto.

¿Quién está autorizado a llevar la contabilidad de mi negocio?

La contabilidad la ha de llevar directamente el empresario o las personas que él autorice y sin perjuicio de su responsabilidad, pero independientemente de quien las realice, es el empresario, socios y/o administradores de la sociedad quienes las han de firmar y por tanto, quienes han de dar el visto bueno a las mismas.
Pero, ¿cómo saber si necesito un contable? Evidentemente esto depende de tus conocimientos sobre contabilidad. A mayor volumen de negocio más se complica y has de tener muy claros los requisitos básicos de una contabilidad adaptada al volumen de tu negocio.
Los modelos de cuentas existentes son:

  • Simplificado: Para cifras de negocio mayores de 150.000€/año y menores de 600.000€/año.
  • Abreviado: Se deben dar como máximo dos de estas situaciones:
  • Para cifras de negocio mayores de 600.000€ y menores de 6.000.000€/año.
  • Además las partidas del activo no deben superar los 3.6000.000€
  • El número de trabajadores durante el año no debe ser superior a 25.
  • Normal: Es el modelo más complejo y se encuentran aquí todas las sociedades y actividades económicas que no cumplen los requisitos de las anteriores.

Os dejamos un esquema que hemos realizado para dejar más claros estos conceptos y formalidades.
La contabilidad en Andorra

¿Tengo que contratar un asesor para mi negocio?

elegir asesor para mi negocio

No sé si es porque Andorra es novata en temas fiscales, que esta pregunta es una de las más repetidas en el mundo empresarial. La respuesta es fácil: contrata lo que necesites. Si quieres pintar un piso siempre puedes hacerlo tú, quedará mejor o peor, pero lo que no cabe duda es que si quieres que tu piso quede impecable, será mejor que contrates a un pintor profesional.

Quizás pensando en un ahorro, muchas empresas y sobre todo empresarios pequeños, deciden hacerse ellos mismos los trámites fiscales y contables. Y eso está bien porque a veces los conocimientos en la materia dan para ello. Pero no menospreciemos esta profesión y es que para hacer una contabilidad impecable, sin duda, es necesario una buena asesoría o asesor.

Dudo mucho que un abogado estudie una carrera de años, se especialice en una rama en concreto pensando que el día de mañana nadie quiera contratar sus servicios porque no hacen falta o porque se lo puede hacer cada uno. Por la misma razón, no estoy de acuerdo en pensar que una persona estudie 5 años de carrera, se especialice en tributación y su trabajo lo pueda hacer cualquiera, honestamente, pensando que hacer contabilidad o declarar impuestos sea tan solo rellenar unos formularios periódicamente.

Nadie mejor que un contable o experto fiscal para tu negocio

Decimos esto pensando en que hay que cumplir todos los requisitos que requiere un depósito de cuentas en el registro o una correcta aplicación de las deducciones a las que la empresa tenga derecho de forma que al final, también haya un ahorro. Ahorro y tranquilidad, para ser justos.

Si pensamos en el tiempo que supone para un pequeño empresario hacerse él mismo la contabilidad y ese tiempo que emplea lo pierde de dedicación a su propio negocio, tenemos un ejemplo claro de que el ahorro económico no es tal. Siempre es mejor que nos dediquemos a aquello que sabemos hacer y que hacemos bien, rápido y sin dudas, con fiabilidad. Por eso, bajo mi punto de vista, contar con el apoyo de profesionales es vital, ya sea en forma de asesor online o presencial.

Somos muchas las asesorías y asesores que además de dar un servicio presencial lo damos online, es quizás más rápido, igual de efectivo, profesional y fiable. Esto lo decidirá siempre el cliente aunque cada vez aumenta más la contratación online de servicios de asesoría.

Lo que sí está claro es que para hacer las cosas bien hemos de contar con un buen profesional en cada área. Ahorraremos tiempo, dinero y estaremos tranquilos en estar cumpliendo al 100% todas nuestras obligaciones contables y fiscales.

Tenemos un par de artículos que te van a venir bien si quieres saber más sobre temas fiscales en Andorra. El primero de ellos habla sobre el IRPF en Andorra y el segundo es relativo a cómo se factura entre España y Andorra.

¿Cómo se factura entre España y Andorra?

Facturar entre España y Andorra

Es muy común en Andorra hacernos la pregunta sobre cómo emitir facturas entre empresas del país y las de fuera. En primer lugar tenemos el IGI y por otro tenemos el IRNR que, a pesar de estar en vigor desde hace un tiempo, es un gran desconocido para muchas empresas y empresarios, ya sean de Andorra o de fuera y desconocen las peculiaridades de la facturación a Andorra.

Además, con la reciente entrada en vigor del CDI de España y Francia con Andorra, las reglas del juego han variado un poco siendo más simple.

Si es la empresa andorrana la que adquiere mercancía o servicios podemos encontrarnos con estos supuestos:

  • Importación de bienes: las facturas de nuestros proveedores extranjeros han de ir sin impuesto aplicado en factura y además hemos de estar en posesión del documento de importación (DUA) que justifique el correcto pago de impuestos de importación. Los porcentajes a aplicar son los mismos que si compráramos los bienes dentro de Andorra pero con la particularidad de que irán reflejados dentro de este documento.
  • Servicios prestados por empresas españolas a empresas de Andorra: vamos a poner el ejemplo de un asesor informático que presta sus servicios desde su sede en Barcelona a una empresa de Andorra la Vella. Para facturar servicios a Andorra, esta factura lógicamente no llevará IVA (puesto que el servicio se considera prestado en Andorra) hasta hace muy poco, la empresa andorrana tenía que practicar una retención sobre la factura en concepto de IRNR Por tanto, el asesor cobraba íntegra su factura a excepción de la retención del IRNR que era deducible en su declaración de la renta. Ahora, estos servicios, cuando se realicen entre Andorra y España/Francia, no llevarán la retención del IRNR.

En el caso de la venta de servicios y exportación de mercancías desde Andorra a España podemos mencionar:

  • Exportación de bienes: al igual que ocurre con la importación, la factura de venta ha de constar sin impuesto y al declarar la exportación en la aduana se hará constar el tipo de impuesto aplicable en el país de destino. También tendremos un documento de aduana de exportación que justifica la correcta transacción y aplicación de los impuestos.
  • Prestación de servicios de una empresa andorrana a empresa española: en este caso no aplicamos el IGI de venta de servicios en la factura. Ahora con el CDI, esta prestación de servicios tributa exclusivamente en Andorra sin retención.

En la aplicación de impuestos en facturas entre países podemos encontrarnos con varias dudas como por ejemplo: decidir donde ha sido prestado el servicio si este se realiza mediante Internet o si el receptor de las facturas se trata de un particular y no una empresa. Estos casos más específicos hay que analizarlos más detenidamente y consultar las leyes vigentes de forma que siempre hagamos bien el trámite.

Lo que sí queda claro es que nuestros proveedores y clientes de otros países también deberían conocer esta aplicación de los impuestos ya que es muy normal ver facturas de importación o prestaciones de servicios con IVA.

Por lo tanto, con la entrada en vigor del CDI con Francia (aplicación en enero 2016) y España (26 de febrero de 2016), conviene estar al corriente de la sujeción a esta norma de cada renta. De esto hablaremos más en detalle y mientras tanto os dejamos con un esquema de los principios básicos de facturación entre España y Andorra.

facturación entre España y Andorra