Más tarde o más temprano a todos nos llega esa edad en la que nos planteamos cómo elegir un plan de pensiones. Nos da por pensar en nuestro futuro y en nuestra jubilación y no vemos garantía alguna en las pensiones que vayamos a recibir en aquellos momentos, para unos más lejanos y para otros no tanto, por parte del Estado. Así que comenzamos a plantearnos muy seriamente de qué manera podríamos aumentar estas cuantías para que no se nos queden cortas el día de mañana.

Como no podría ser de otra forma, lo primero que suele venirnos a la cabeza es el plan de pensiones, una gran elección a hora de asegurarnos la jubilación por muchos motivos. A la hora de ahorrar podremos deducirnos el IRPF en la declaración de la renta por cada euro que ingresemos en nuestro plan, lo mantendremos apartado para poder sacarlo en un futuro, cuando más falta nos haga, y lo rescataremos de la forma que mejor nos pueda venir. Por último, podemos rentabilizarlo y sacarle partido, así que no hay nada que nos haga pensar que no es una buena opción.

Pero volviendo a la cuestión anterior, ¿cómo puedes elegir tu plan de pensiones? Desde Innova Gestors te contamos cómo hacerlo en este mismo post, donde te hablaremos de todos los aspectos que has de barajar a la hora de abrirlo, qué tipo de plan te interesaría más y cuándo puedes dar el paso, además de explicarte cuáles podrían ser las consecuencias en caso de tomar una decisión errónea. Vamos a ello.

¿Qué aspectos he de tener en cuenta al escoger mi plan de pensiones?

Los aspectos básicos a los que se debería prestar atención a la hora de elegir un plan de pensiones son bastante claros, aunque lo cierto es que son varios. En algunos de ellos entraremos en profundidad más adelante, como puede ser el factor de la edad, algo más relevante de lo que muchos pueden llegar a creer en estos casos, ya que influye notablemente -o al menos debería hacerlo- en la decisión con respecto al tipo de plan.

Otro aspecto a tener en cuenta son los rescates, ya que, aunque generalmente todos los planes de pensiones ofrecen la posibilidad de llevarlos a cabo en forma de renta, de capital o mixta, nunca está de más valorar las opciones desde el momento de la apertura. En cuanto a la rentabilidad del plan, que probablemente sea uno de los factores clave a este respecto, está claro que ha de ser vigilada para que no acabe dándonos ninguna sorpresa.

Por último, los ingresos, las deducciones en impuestos, y las cuantías de las pensiones que presumiblemente se recibirán en un futuro también son aspectos que, aunque secundarios, siempre viene bien vigilar. Del mismo modo, la confianza que pueda ofrecer la entidad en la que se abre un plan de pensiones también merece algo de atención por parte del cliente para evitar, de nuevo, problemas futuros.

¿Cuál es el tipo de plan de pensiones que más me conviene?

Pero vamos a lo que realmente importa, ¿cuál es el tipo de plan de pensiones que a ti te conviene? Eso es lo que te interesa y seguramente por eso has llegado aquí y estás leyendo este post. Pues bien, empezaremos con una respuesta que te va a defraudar, pero que siempre suele ser la misma en estos casos: depende. Pero, tranquilidad, porque ya vamos a entrar en faena y a esclarecer esta disyuntiva.

Digamos que lo más importante, no del plan de pensiones en sí, sino más bien a la hora de elegirlo, que es lo que nos ocupa ahora, sería la relación entre la edad que tienes y la rentabilidad del plan. Siempre se suele decir que cuanto más joven seas, más te conviene arriesgar, porque si te sale mal la jugada tienes tiempo para recuperar lo que pierdas, pero si te sale bien tus cuentas engrosarán muy satisfactoriamente.

Por otra parte, si te encuentras entre los 40 o 50 años también te convendría escoger un plan variable, pero con un riesgo menor, ya que en caso de perder no tendrías tanto tiempo para reponerte. Y finalmente, por lógica deberías elegir un plan de pensiones de renta fija si estás cerca de alcanzar la jubilación, puesto que así no arriesgaras tu dinero en absoluto aunque no lo rentabilices, y tendrás prácticamente lo que hayas ido ingresando.

Consecuencias de no elegir un plan de pensiones adecuado

Los problemas o consecuencias de no escoger un plan de pensiones adecuado no aparecen únicamente en el momento de la elección, sino también en los años venideros. Y es que, las sorpresas futuras acaban viniendo siempre que no se haya tomado la decisión adecuada; desde altísimas comisiones que se embolsan las entidades financieras por una gestión que no siempre es correcta, hasta una rentabilidad menor de la esperada o, incluso y mucho peor aún, la pérdida de dinero.

Las ventajas fiscales son obvias y ya lo hemos comentado en alguna que otra ocasión, pero ¿qué ocurre con esta ventaja que se les supone a los planes de pensiones? Que en muchos casos se acaba tornando en contra de los inversores al no saber tampoco de qué manera sería más conveniente hacer el rescate.

Cuándo debería elegir y abrir mi plan de pensiones

Así pues, la pregunta que aparece tras asimilar toda esta información es la siguiente: ¿cuándo debería elegir y abrir mi plan de pensiones? La respuesta más adecuada volvería a ser el “depende”, aunque en realidad, lo mejor es abrirlo cuanto antes si de verdad uno se plantea contar con esta opción en su futuro. Cuanto más joven sea uno al elegir su plan de pensiones antes podrá comenzar a hacer ingresos que no le vendrán nada mal en su jubilación y, por otra parte, como hemos señalado, más rentabilidad le podrá sacar al plan si toma algunos riesgos con una renta variable.

Sea como fuere, desde Innova Gestors estaremos encantados de asesorarte si todavía te quedan dudas en relación a tu plan de pensiones. Ya son muchos los clientes que nos han consultado en toda España y también en Andorra, sabedores de nuestra amplia experiencia en todo lo referente a temas de asesoría fiscal, contable y financiera, disciplinas en las que contamos con grandes conocimientos.

Cómo elegir un plan de pensiones
5 (100%) 1 vote